Valle Sagrado de los Incas

Valle Sagrado de los Incas

El Valle Sagrado de los Incas

Ubicado a sólo una hora en automóvil desde la ciudad de Cusco, el Valle del Urubamba o Valle Sagrado de los Incas es una de las zonas más visitadas por los turistas. Aquí encontrará numerosas comunidades de nativos andinos, pintorescos pueblos, bucólicos paisajes, importantes sitios arqueológicos.

Por la riqueza y fertilidad de sus tierras fue la principal fuente generadora de alimentación, desde tiempos de los Incas, para la ciudad de Cusco. Actualmente es afamado por ser productor de las mazorcas de maíz más grandes del mundo. El valle está flanqueado por imponentes cumbres de la Cordillera Vilcanota, muchas nevadas, y sus faldas dominadas por impresionantes andenerías, las cuales se encuentran en pleno uso en la actualidad.

El Valle Sagrado está comprendido entre los pueblos de Písac y Ollantaytambo, posee paisajes maravillosos, en donde sus habitantes, nativos de la etnia quechua, conservan muchas costumbres, ritos ancestrales y diversas expresiones de arte que se mantiene como una cultura viva. En el Valle Sagrado se diseminan hermosos pueblos coloniales que se crearon como reducciones de indios, y que hoy muestran su mestizaje en arquitectura, arte y cultura viva. Allí están Chinchero y sus tejedoras, Písac y su feria artesanal, Urubamba y su cosmopolitismo y Ollantaytambo, con su fortaleza y su pueblo inca vivo.

Es la zona en donde se puede apreciar y magnificar el alto desarrollo tecnológico incaico que lograron en la agricultura a través de "andenería" sistemas de terrazas irrigadas en las laderas de las montañas, en donde domesticaron gran cantidad de plantas, destacando el primer laboratorio genético prehispánico de Moray.

Su benigno clima templado y su particular la geografía hacen que sea un lugar ideal para los deportes al aire libre, excelentes escenarios para rafting, ciclismo de montaña, parapente, trekking y avistamiento de de aves.

En la zona del Valle Sagrado existen alternativas de alojamiento, desde hoteles de lujo en el campo y hoteles económicos en los pueblos, tienen la ventaja de tener una menor altura (1000 metros) respecto a la ciudad de Cusco y están ubicados dentro de hermosos paisajes de la campiña. En Ollantaytambo se ubica una estación de tren a Machu Picchu.

Hoteles en el Valle Sagrado de los Incas

Galería de Fotos Fotos de Nativos en el Valle Sagrado de los Incas

Lugares de Interés y Atractivos del Valle Sagrado

Písac

Ubicado a 33 Km. desde la ciudad de Cusco, 2,972 m.s.n.m. Pintoresco pueblo ubicado en las faldas del cerro Intihuatana (lugar en donde se amarra el sol), posee el mejor sistema de andenería logrado por los Incas en todos los Andes. Cuenta con hoteles, alojamientos y restaurantes.

Cada domingo se celebra la fiesta dominical, encabezada por los caciques o jefes de Ayllus portando su varáyoc y trajes típicos, danzas folclóricas y misa en quechua. También cada domingo se realiza el "catu", que es la feria nativa de intercambio de productos agrícolas en la que prevalece el trueque, costumbre viva de carácter netamente incaica. Cada jueves y domingo se realiza en la plaza principal el "mercado indio", la feria de artesanías, entre las que sobresalen hermosas artesanías textiles de alpaca, suéteres, ponchos, bolsas, etc. y las artesanías en cerámica con reproducciones de piezas arqueológicas incaicas, los queros (vasos ceremoniales), collares, etc. A esta feria acuden artesanos y comerciantes indígenas de muchos pueblos para abastecerse y comerciar sus productos.

Cerca del pueblo se ubica el Parque Arqueológico de Písac, yacimiento arqueológico incaico, construcciones en piedra pulida finamente ensambladas, ciudadela, torreones, fortalezas militares, observatorios astronómicos, etc.

Este yacimiento inca se asienta en un pequeño espolón montañoso en cuyas laderas o cimas fueron construidos edificios y andenes. Písac es un ejemplo de ingeniería para el manejo de tierras y agua, de la transformación del paisaje natural en otro cultural. Entre las edificaciones nucleadas sobresalen los sectores de Intihuatana y Písac. El Intihuatana (reloj solar) es un sector religioso compuesto de edificios de manufactura fina, terrazas y piletas ceremoniales. Sobresale en el un pequeño recinto semicircular de parámetro fina que encierra un pequeño afloramiento rocoso, hallado por sus lados y con una protuberancia al centro, a la que la tradición asigna funciones de reloj solar. El área de Písac destaca por la forma, disposición y dimensiones estandarizadas de los edificios agrupados alrededor de pequeños patios, de acceso restringido, y a través de portadas de doble jamba. Se trataría del Aqcllahuasi, vivienda de mujeres dedicadas al servicio del culto.

Chahuaytire - Turismo Rural

A 45 minutos de Písac se ubica la comunidad de Chahuaytire, tierra de tejedores que han sabido mantener viva su cultura. Se dice que cuando llegaron los conquistadores al Cusco se asombraron al ver que los nativos cuidaban sus tejidos tanto o más que su valioso oro. Es que el textil tradicional cuzqueño es un tesoro porque estructura una memoria, la que se actualiza en cada una de las finísimas piezas que salen de los viejos telares. Los comuneros de Chahuaytire han rescatado su vestimenta tradicional como una manera de diferenciarse dentro de los mercados turísticos y artesanales donde ellos actúan. Las mujeres usan unas faldas amplias llenas de bordados, mientras que los hombres se distinguen por unos maravillosos ponchos coloridos, además de los chullos tejidos y decorados con cuentas, botones y mostacillas. Estos datos que saltan a la vista del viajero, nos hablan de que Chahuaytire es un magnífico lugar para conocer el tejido tradicional cuzqueño y además, compartir el tiempo con los comuneros, gente muy cordial y emprendedora, que tiene como visión consolidar el textil tradicional en las nuevas generaciones y conseguir que se le considere como un patrimonio inmaterial de la nación. Parque de la Papa.

Calca

Ubicado a 50 Km. desde la ciudad de Cusco, 2,928 m.s.n.m. Pueblo inmerso en bellos paisajes andinos, en un ambiente de paz y tranquilidad, que tienen por fondo los hermosos nevados de Pitusira y Sahuasiray. Cerca del pueblo se hallan los baños medicinales de Machacancha (aguas termales sulfurosas) y Minasmoqo (aguas frías gaseosas). Cerca del Calca se encuentra el complejo arqueológico incaico de Huchuy Cusco.

Yúcay

Ubicado a 68 Km. desde la ciudad de Cusco, 2,857 m.s.n.m. La belleza de su paisaje, y lo benigno de su clima hicieron de Yúcay el lugar elegido por la realeza incaica para el descanso y esparcimiento, al que también atribuyeron un carácter mitológico y poderes sobre el espíritu humano. La fertilidad de sus tierras le convirtieron en uno de los principales centros de producción agrícola en tiempo de los Incas, grandes andenerías. Existen numerosas construcciones incaicas, entre las que destaca el Palacio del Inca Sayri Túpac, construcción de piedra y adobe con decoraciones en sus paredes en alto y bajorrelieve. En el pueblo existe un pequeño museo de sitio; existen cómodos y buenos hoteles en la zona.

Urubamba

Ubicado a 72 Km. desde la ciudad de Cusco vía Písac, y a 58 Km. vía Chinchero, 2,871 m.s.n.m. Otro antiguo pueblo incaico, ubicado en fértil valle, otrora gran centro productor agrícola de los Incas, y hoy una hermosa campiña, con gran producción de frutales. Urubamba se encuentra en las faldas del majestuoso nevado Chicón, hasta el cual se puede llegar fácilmente y lograr su ascenso. Urubamba es también llamada la "Capital Arqueológica del Perú", por los ricos yacimientos arqueológicos incaicos que existen en la zona; también es llamada "La Perla del Vilcanota", por los incomparables paisajes que la rodean, escenarios naturales de una belleza indescriptible. Existen comunidades indígenas de marcadas costumbres ancestrales.

Urubamba también es un escenario ideal para la práctica de numerosos deportes al aire libre, como canotaje, caminatas, andinismo, bicicleta de montaña y paseos a caballo. Desde Urubamba, existen buenas rutas de penetración para emprender aventuras en la zona selvática de Cusco.

En la ciudad y sus alrededores existen cómodos y excelentes lugares para hospedarse y comer. Desde aquí permanente servicio de transporte público a la ciudad de Cusco y conexión a todos los pueblos del Valle Sagrado.

Ollantaytambo

Ubicado a 97 Km. desde la ciudad de Cusco, vía Chinchero, 2,846 m.s.n.m. La leyenda cuenta que Ollanta (el titán de los Andes) de origen plebeyo, amaba a la princesa Cusi Coyllor (estrella alegre) hija del rey Inca Pachacútec, quien estaba en desacuerdo con este amor. Pachacútec envió a la princesa a una casa de Vírgenes. Ollanta intentó raptarla desde allí, sin conseguirlo y logró huir. Desde la fortaleza que Ollanta tenía al mando se rebeló contra Pachacútec y luego de sangrientas batallas fue vencido, pero la generosidad de Pachacútec hizo que perdonara la vida de Ollanta.

La fundación de Ollantaytambo se atribuye a Ollanta, y prevalece la fortaleza militar que protegía esta zona del valle, estratégicamente ubicada entre dos montañas. Actualmente se puede conocer esta fortaleza, y además los ricos yacimientos arqueológicos incaicos, conformados por el templo a Inti (dios sol), el Incamisana, los baños de las Ñustas (princesas), las chullpas de Cachiccata, un grupo de terrazas simétricamente escalonadas y muy empinadas en la ladera de un cerro.

El actual pueblo y zona urbana de Ollantaytambo tiene muchas casas construidas sobre las bases del antiguo pueblo incaico, en donde habitan nativos de arraigadas costumbres ancestrales. La complejidad y belleza de las construcciones incaicas y el pueblo contemporáneo, el inmenso complejo agrícola, gran centro administrativo y social, religioso y militar, es considerado por muchos científicos e historiadores como uno de los museos vivientes más importantes del mundo.

Ollantaytambo está dividida en sectores, de acuerdo con el esquema dual de Hana (alto) y Hurin (bajo), separados por un riachuelo (Patacancha) que discurre de norte a sur por un antiguo canal inca. El sector de arriba ocupa una colina y parte de la ribera del río, donde hay una gran plaza y un conjunto de recintos de adobe y piedra. A un lado de la plaza, se observa una hermosa pileta de piedra conocida como “Baño de la Ñusta”. A la parte superior de la colina se asciende por escalinatas construidas entre andenes, y en su cima se observa recintos enlucidos, así como el Templo del Sol y las edificaciones de mampostería ciclópea y fina a la vez. Un paño de piedras pulidas y encajadas finamente, con diseños decorativos en relieve, se hallaba en plena construcción cuando fue abandonado repentinamente, pues se observan bloques de piedra en proceso de labrado desperdigados en el trayecto entre la cantera de Kachijata y Ollantaytambo. Completan el sitio piletas, rocas talladas y varias hectáreas de andenes agrícolas con sus respectivos canales de riego y escalinatas. El sector bajo tiene un diseño ortogonal a manera de damero formado por grandes canchas de cuatro recintos más un patio, separados por calles empedradas y plazas. Los campesinos que en la actualidad lo habitan no han modificado el diseño original, de manera que este poblado de singular belleza recrea de manera bastante aproximada a la apariencia que tenía un pequeño centro urbano en tiempos de los Incas. La zona mejor conservada, a punto que se puede decir que se trata de un museo viviente, es la de las cuatro calles paralelas al riachuelo, con sus respectivas transversales, que conforman un total de 15 manzanas de casonas levantadas sobre muros de piedra labrada, ubicadas al norte de la Plaza de Armas. Hay que mirar con atención no sólo el trazado de este sector, sino también los muros incaicos de las viviendas e incluso el interior de éstas. De hecho, al cabo de un momento, el visitante empieza a sentir que ha viajado en el tiempo.

Ollantaytambo dispone de restaurantes, hoteles y servicios de alquiler de caballos y bicicletas de montaña. Un camino afirmado asciende al abra de Málaga (4.200 m.s.n.m.) y se interna en dirección a la selva alta, atravesando poblados como el pintoresco Wílloc, hogar de renombrados wayruros o porteadores. Cuenta con una buena infraestructura hotelera y aquí también se ubica la estación del tren a Machu Picchu.

Willoc y Patacancha - Turismo Rural

Estas comunidades, próximas a Ollantaytambo, son puntos privilegiados para conocer el proceso del valioso tejido tradicional cuzqueño. Pero además, abren al viajero las puertas de un mundo que en mucho se asemeja a como vivía una cultura local hace quinientos años y a la vez, nos muestra una dinámica modernidad. Aquí, los comuneros están encontrándose con el turista como una forma de integrarse a una sociedad mayor que los respete como iguales, a partir del reconocimiento de su diversidad.

En el trayecto a Willoc se visitan los pueblos de Rumira Sondormayo y Q’elkanka, también de tejedores, y desde lo alto aparece Willoc desplegado en un sinfín de verdes, silvestres y cultivados campos, al pie de grandes montañas. Al aproximarse al poblado el viajero habrá de darse cuenta de que un gran tema local es el del color, pues al verde de los elementos naturales, la presencia humana va sumando la intensidad del rojo y el negro que dominan la vestimenta tradicional: por algo a estos comuneros se los conoce como “huayruros”, pues su indumentaria recuerda los colores de la semilla de la buena suerte. Ponchos tejidos en distintos tonos de colores tierra, chullos decorados con mostacillas y botones, monteras bordadas, cintas, trenzas, manos, todo en Willoc tiene el movimiento armónico que demanda la textilería, componiendo un mundo de color y vida. Husos, ovillos, telares, ollas con tintes hirvientes, plantas tintóreas, fibras en bruto, todo le indica al viajero la impronta de una tradición textil que tiene un rango patrimonial privilegiado.

Maras

Maras es una pequeña comunidad a 40 kilómetros de la ciudad de Cusco, vía Chinchero, en un desvío de la carretera a la ciudad de Urubamba. Su principal atractivo, además de su iglesia que data de la época colonial, son las minas de sal, situadas cerca del pueblo, que cautivan a los turistas y en particular a los amantes de la fotografía. El proceso de extracción de la sal ha estado en uso desde la época precolombina y se mantiene en la actualidad por una comunidad nativa. El método de extracción empleado implica el uso de un proceso de secado antiguo, el agua salada que fluye de una corriente subterránea, se deja asolearse en miles de pozos o piscinas hasta que se haya evaporado dejando sólo la sal, que luego está lista para ser vendida o intercambiada por otros bienes. Durante los meses de verano (abril-octubre) el brillante espectáculo que ofrecen las piscinas es incomparable.

Moray

Ubicado a 38 Km. de Cusco, y a 7 Km. de Maras. Esta comunidad es famosa por su sistema de andenería incaico en forma anfiteatro hundido, formado por cuatro andenes circulares que parecen desaparecer en el interior de la puna, como un cráter artificial. La evidencia parece sugerir que Moray fue un importante centro de investigación agrícola inca en los cultivos, que se llevó a cabo en las diferentes parcelas de tamaño situados a distintas alturas (algunos de los cuales estaban en más de 100 m bajo tierra). Los andenes, construidas sobre muros de contención llenas de tierra fértil y regados a través de un complejo sistema de irrigación, lograron más de 250 tipos diferentes de verduras y cereales, como el maíz, la quinua y la kiwicha. El laboratorio agrícola de Moray, se asemejan a gigantescas huellas digitales en una alta meseta a 3.500 m.s.n.m.. Recientes investigaciones científicas han demostrado que Moray se utilizó para la adaptación de plantas traídas de otros territorios a nuevos climas y ambientes, y son una prueba adicional del nivel altamente sofisticado de conocimiento agrícola alcanzado por los Incas. En la estación experimental, las grandes depresiones cónicas 47 - 84 metros de profundidad de corte de piedra caliza han permitido duplicar la profundidad de cada terraza. Las diferencias de temperatura entre la parte superior e inferior de estas depresiones permiten el uso de cada terraza para adaptar muchas variedades diferentes de plantas (más de 250 especies de plantas). Los incas se informa, han organizado la producción agrícola en todo el Tahuantinsuyo de la experiencia adquirida en el lugar de Moray.

Mapa del Valle Sagrado de los Incas



  • Valle Sagrado de los Incas

    Valle Sagrado de los Incas

    © J. Mazzotti

  • Nativos Andinos

    Nativos Andinos - Varayocs en Písac
    Valle Sagrado de los Incas

    © J. Mazzotti

  • Nativos Andinos en Pisac

    Nativas Andinas en mercado indio de Písac
    Valle Sagrado de los Incas

    © J. Mazzotti

  • Urubamba

    Urubamba - Capital Arqueológica del Perú
    Valle Sagrado de los Incas

    © J. Mazzotti

  • Ollantaytambo

    Pueblo de Ollantaytambo
    Valle Sagrado de los Incas

    © J. Mazzotti

  • Joven nativa en Willoc - Arte textil

    Joven nativa en Willoc - Arte textil
    Valle Sagrado de los Incas

    © J. Mazzotti

  • Pampa de Maras

    Pampa de Maras
    Valle Sagrado de los Incas

    © J. Mazzotti

  • Salineras de Maras

    Salineras de Maras

    © J. Mazzotti

  • Artesanía del Valle Sagrado

    Artesanía del Valle Sagrado

    © J. Mazzotti

  • Artesanía textil del Valle Sagrado

    Artesanía textil del Valle Sagrado

    © J. Mazzotti

  • Niñas en Písac

    Niñas en Písac
    Valle Sagrado de los Incas

    © J. Mazzotti

  • Campo de Quínua

    Campo de Quinua
    Valle Sagrado de los Incas

    © PromPeru - F. Ruiz

  • Síguenos en Facebook